Retraso del Decreto N°25 (2017) que propone regular la cosecha de Sphagnum magellanicum en Chile

 

El gobierno de Chile, presidido por Sebastián Piñera, atrasó la entrada en vigor del Decreto N°25 (2017), una herramienta legal que tendría la función de finalmente regular la cosecha del musgo Sphagnum magellanicum en este país. Esta regulación debía entrar en vigencia en Agosto de 2018. La nueva fecha para su entrada en vigencia es Agosto de 2019. La razón por la cual el decreto fue postergado es la tremenda presión por parte de las empresas cosechadoras y exportadoras de Sphagnum en Chile. Tristemente, esto ha traído como consecuencia una gran “Fiebre del musgo”, el cual aún puede ser cosechado sin regulación por el plazo de un año, o hasta la entrada en vigencia de dicho Decreto. Personas de comunidades cercanas a turberas han reportado la proliferación de nuevos focos de cosecha en Aysén y Magallanes, incluso en turberas ubicadas en terrenos pertenecientes al Estado (Ministerio de Bienes Nacionales). Chile da así un paso atrás en el camino de la conservación y protección de estos ecosistemas.

Legislación para la protección del Musgo Sphagnum en Chile

 

Estamos muy felices que de el gobierno por fin haya generado una Norma para proteger el musgo Sphagnum magellanicum, principal componente florístico de las turberas elevadas de Patagonia. La nueva “Norma General CVE 1346055” decreta un largo máximo de corte de las hebras del musgo,  periodos mínimos de descanso de las áreas cosechadas (12 años para la región de Los Lagos y Chiloé, y 85 años para las regiones de Aysén y Magallanes), prohibición del drenage en las áreas de cosecha y una serie de otras medidas que ayudarán a que la extracción se regule y los ecosistemas de turberas puedan prevalecer en el tiempo.

Aquí puede leerse el decreto publicado en el Diario Oficial:  http://www.diariooficial.interior.gob.cl/publicaciones/2018/02/02/41973/01/1346055.pdf

Felicidades al pueblo de Chile, por haber tomado tan importante decisión de conservación!. Felicidades a todas las personas que influyeron en que esta medida fuera posible, especialmente a las personas de Parque Etnobotánico Omora,  Aysén Reserva de Vida, Round Rivers Conservation, Vive Aysén, Centro de Investigación en Recursos Naturales y Sustentabilidad-CIRENYS, Senda Darwin, Servicio Agrícola y Ganadero-SAG de Coyhaique, al Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria INIA de Magallanes, al Departamento de Suelos de la Humboldt Universität zu Berlin y a cada persona que con su conciencia y entusiasmo aportó a construir esta nueva realidad para las turberas de Chile. Ahora, a seguir protegiendo las turberas y difundiendo su importancia.

Una campaña exitosa

(Pronto en español)

Thanks to all your support we were able to realise the journey to rural communities of the Chilean Patagonia in between the 10th of November and the 9th of December 2017. The timeframe of the trip was determined by the necessity of good weather conditions and the school vacations. The pupils in Chile leave the school by mid December and have a long summer vacation until March, so the best time window was late springtime.

The trip was also well timed for another reason. At the moment, the harvesting of the peat moss (Sphagnum magellanicum) is expanding into the Chilean Patagonia. Since many years, this activity was exclusively practised in the Chilean region Los Lagos. Properly managed, with sufficient time for regeneration and a harvest not below a certain depth, peat moss can be considered a regrowing resource. However, the unsustainable way of harvesting peat moss let to a depletion in the region Los Lagos, wherefore this economy is moving southwards and continues in the same way. The growth of road systems and infrastructure unfortunately also makes the formely isolated peatlands accessible, which are amongst the last pristine peatland complexes in the world. As you can see in the photos, we also came across the transport chain.

As many people in the Patagonia are worried about the expansion of the peat moss harvest into their region, we were invited in some communities to give presentation with background information on peatlands, discussing their functions (e.g. water storage, carbon storage, protection against inundations, special habitat for plants and animals) and the risks related to the peat moss harvest.

The Team

First of all, we present the team:  Mariana, who worked several years in the wetlands of the Maipo River as a ranger and as an environmental instructor for kids. Caro, who wrote her PhD thesis about the classification of peatland types in the region of Aysén and has a long-standing experience working on environmental education. And Marvin, who is just about to finish a PhD about peatlands in South Africa and instructed various environmental education projects before.

The Journey

The route that we took brought us in the first half to the southern end of Chiles famous Carreterra Austral. The second half was done in the region Magallanes. Moving by public transport (buses and ferries) with a suitcase full of indoor-workshop equipment, a heavy bag with a peat corer for the outdoor part of the workshop and all the stuff we need for camping. At first we went to a small rural community named Villa Manihuales, where we conducted a workshop with 28 kids of the local school. Later that day, we went to Puerto Aysén where we gave a presentation about Peatlands in Aysén to the community.

From there on we moved forward to Coyhaique, where we were invited to two radio sessions to talk about the peatland problematic and also gave a community talk. After a one evening stop and another community talk in Cochrane we went forward to Villa O’Higgins, the last village of the Carreterra Austral where we met a student group of the US-American NGO Round River Conservation Studies. They work in Patagonia in environmental monitoring programmes and together we organised the workshop with the schools in Villa O’Higgins and Caleta Tortel. Both times we took the kids to peatlands in walking distance and every child of the school had its personal buddy from the US-student group.

In addition, we gave in each place a radio and a community talk. Moreover, in Caleta Tortel, we were asked by a member of the municipal council to give a presentation, so we prepared a short and concise talk, about risks (extractive peatland use) and possibilities (non-extractive peatland use) for the local politicians.

A two day journey on the vessel Crux Australis brought us through the channels of the Patagonian Archipelago to Puerto Natales and the region Magallanes. It took us a couple of days to get the programme organised, permissions from the parents and to see how the transport will work. On the way, Matias Muñoz, a teenager student of the school Puerto Natales joined us as enthusiastic voluntary field assistant. In the end we took children from the school E3 Santiago Bueras of Puerto Natales to the rural school of Seno Obstrucción, where they joined the pupils of the rural school of Seno Obstrucción. The small village, some 60 km south of Puerto Natales, is surrounded by peatlands and some of the approximately 50 inhabitants live from harvest of peat mosses. For the three pupils of Seno Obstrucción, who rarely meet other kids, it was a delightful encounter, and for the pupils of the school Santiago Bueras of Puerto Natales a great adventure.

The indoor activities usually consisted of experiments aiming to illustrate the differences between peat and mineral soils, the water storage and filtration capacities of peat, as well as to teach the recognition of peatland plants by fotos and samples. The second part outside, aimed to sharpen the pupils perception of the environment, to recognise peatlands as elements of the landscape, encounter typical plants and animals and discover the part which is below the surface (using the peat corer generously donated by the FG Bodenkunde of the Humboldt-Universität zu Berlin).

Altogether we left the south of Chile with a good feeling about our activities. We got the impression of having left some seeds of environmental awareness, which might flower in the future. Further, we are happy that thanks to the donations, we were able to act as an independent initiative, without representing the interests of the private economic sector; or governmental institutions, which are usually biased in favour of economic (extractive) activities.

Many thanks also go to the angels who helped us along the way:

Gabriela Núñez+Nico+Amparo+Amanda y Erick Vidal (Puerto Aysén)
Peter Hartmann y Dinelly Soto (Coyhaique)
Matthew Pomilia, Eli Brunner, Shalynn Pack and the Round River Conservation students (Villa O’Higgins and Caleta Tortel)
José Diaz Tavié; Ricardo Ordóñez; Sabine Barrios+Livio +Simón; Roberto Muñoz+ Matías+ Claudia (Puerto Natales y Seno Obstrucción)

List of activities in chronologic order:

– Workshop with school in Villa Manihuales
– Community talk in Puerto Aysén
– Community talk in Coyhaique
– Community talk in Cochrane
– Workshop with school in Villa O’Higgins
– Community talk in Villa O’Higgins
– Workshop with school in Caleta Tortel
– Presentation to the community council in Caleta Tortel
– Community talk in Caleta Tortel
– Joint workshop in Seno Obstrucción, with the rural school of Seno Obstrucción and the school E3 Santiago Bueras of Puerto Natales.

Map of the journey with all its stations

 

 

Taller “Turberas: Puesta al Día y Desafíos”

El pasado miércoles 14 de junio de 2017 participamos del taller “Turberas: puesta al día y desafíos” en Santiago, presentando nuestra iniciativa “Mires of Chile”.

Allí tuvimos un fructífero intercambio con colegas que trabajan en conservación, restauración e investigación sobre turberas, tales como Verónica Pancotto (CADIC – CONICET-Argentina), Carolina León (Universidad Bernardo O’Higgins), Christel Oberpaur (Universidad Santo Tomás), Ariel Valdés (Universidad de Chile), Rubén Carrillo (Universidad de la Frontera), Erwin Domínguez (INIA Kampenaike Magallanes), Leonardo Fernández (Universidad Bernardo O’Higgins)  y Roy MacKenzie (Parque OMORA-Universidad de Magallanes). Esperamos que este proceso de lugar a nuevas sinergias y trabajos cooperativos por la protección de estos ecosistemas y sus funciones clave para la prevención del cambio climático.

 

Las turberas: ecosistemas amenazados en Chile

En Chile, 3% del territorio nacional se compone por turberas y humedales,(aprox. 4.600.000 ha según CONAF, 1999). De estos ecosistemas cerca del 70% están ubicados en la Patagonia Chilena, abarcando desde la región de Los Ríos hasta el Cabo de Hornos en la Región de Magallanes.

Patagonia es una de las útlimas regiones del mundo donde crecen aún turberas y humedales intactos y en condiciones prístinas. Chile ha firmado algunos tratados que comprometen la protección de estos ecosistemas. El más importante de ellos es la  Convención Ramsar y el Protocolo de Kioto. Sin embargo, las consecuencias ecológicas son un tema menor frente a las actividades productivas del país. Debido a ello, las catástrofres ambientales son frecuentes. Por ejemplo en 2016, la masiva ocurrencia de “Marea Roja” en Chiloé, fruto de la eutroficación producida por la industria salmonera (National Geographic, 2016) o la contaminación del agua potable en la capital Santiago (FSRN, 2016). La destrucción progresiva de los ecosistemas de humedales y turberas es un punto más en la lista .

Tal como lo señalamos en el Boletín 1610 del Grupo Internacional por la Conservación de las Turberas (IMCG), debido al aislamiento geográfico, las turberas de la Patagonia Chilena, principalmente formadas por el musgo Sphagnum magellanicum y las plantas vasculares Astelia pumila, Donatia fascicularis y Marsiposppermum grandiflorum, habían permanecido hasta hace pocos años protegidas de la contaminación industrial y las iniciativas de explotación tanto de turba (para uso minero) como de musgos (para uso hortícola).

Pero esa situación está cambiando rápidamente. En especial en la región de Magallanes, donde de acuerdo a cálculos recientes (Domínguez & Vega-Valdéz, 2015) existen cerca de 269.545 hectáreas de turberas de musgo Sphagnum magellanicum, también conocido como pompón por su estructura (Fig. 1). Esta es una de las principales especies formadoras de turba en las turberas de la Patagonia Chilena. 

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) desde hace más de dos años que mediante talleres, boletines y charlas, promueve la cosecha y comercialización de este musgopara su venta como insumo hortícola a países como Taiwan, Holanda y Canadá. Ello a pesar de que, según sus propios experimentos de renaturización, el INIA registró un rango de crecimiento del Sphagnum magellanicum de 2 a 5 mm año-1 al aire libre (Domínguez & Larraín, 2013). Según este rango, un manejo sustentable del musgo pompon sólo podría ser realizado si las áreas de cosecha son dejadas en reposo por entre 30 a 75 años -tiempo necesario para que las hebras de Sphagnum magellanicum alcancen su tamaño de cosecha de 15 cm de largo-.Cómo mencionamos en la sección sobre Las turberas y su importancia, las turberas se forman gracias a la acumulación de la turba, la cual se compone de los restos de plantas que crecen en el ecosistema y que se acumulan en sus suelos húmedos en estado semidecompuesto.  Al extraer el musgo Sphagnum de las turberas formadas por esa especie, se está alterando -e incluso anulando- el lento proceso de formación y acumulación de turba.

Así mismo, al extraer la capa vegetal viva formada por el musgo, la turba húmeda queda a la interperie expuesta al fuerte viento de Patagonia, y en zonas costeras y montañosas , al spray de mar, perdiendo humedad y sanilizándose. Esa turba expuesta se seca y se comprime, perdiendo su volumen, su porosidad, y consecuentemente su capacidad de almacenar agua. En condiciones de menor humedad, micro-organismos y bacterias aeróbicos colonizan la turba, acelerando su decomposición y tranformándo en dióxido de carbono (CO2) el valioso carbono orgánico (Corg) antes almacenado en ella bajo condiciones anaeróbicas. En humedales y turberas cuya vegetación, hidrología o química han sido alteradas, ocurren cambios ecológicos casi irreversibles, como la eutroficación o la instalación de especies exóticas que cambiarán parcial o completamente el carácter del sitio.

Por otro lado, el ministerio de Minería define la turba como un “recurso mineral no metálico” (Código de Minería, 1983). Puesto que en Chile los recursos mineros   potencialmente explotables tiene preferencia por sobre las regulaciones ambientales, la Secretaría Regional Ministerial de Minería promueve activamente la investigación y la inversión en la explotación de la turba como recurso minero en Magallanes. En julio de 2015 el Ministerio de Minería firmó un acuerdo con la World Conservation Society (WCS), quienes administran el Parque Natural Karukinka en la Isla Grande de Tierra del Fuego (Minería, 2015). Cerca de 10% de las turberas de Magallanes están en ese parque (25.000 hectáreas aprox.) El acuerdo especifica que las turberas prístina de Karukinka sólo pueden ser usadas para fines investigativos o para minería bajo condiciones específicas. Lamentablemente, el resto de las turberas que existen en la Patagonia Chilena fueron excluídos del acuerdo y podrían ser eventualmente explotadas.

En Magallanes las turberas prístina son ecosistemas cruciales en la retención del agua dulce en el paisaje, un recurso cada vez más escaso en esas latitudes. Algunas secciones de esos ecosistemas están formados por bosques siempre verdes e.g. Pilgerodendron uviferum (Ciprés de las Guaitecas), permitiendo así mismo un mosaico de habitats para especies amenazadas como el Buho Con-con (Strix rufipes) (comunicación de José Díaz-Tavié, 2016). Pero en la provincia de Última Esperanza, una de las que presenta mayor presencia de turberas prístinas (Ruiz & Doberti, 2005), el Ministerio de Obras Públicas -MOP- protagoniza desde 2016 la construcción de un camino que conectará las localidades de Seno Obstrucción y Río Pérez (Fig. 2)

Fig. 2: a) camino en construcción cercano a localidad de Seno Obstrucción con ca. 500 m a través de un bosque prístino hasta alcanzar una turbera. b) Cojines de Sphagnum magellanicum visibles en la superficie del futuro camino ya trazado. c) Trazo del camino marcado a través de una turbera prístina donde la densidad de la turba alcanza >3 m.

El curso planeado del camino dividirá en dos piezas uno de los más grandes complejos de turberas prístinas de la provincia of the biggest mire complexes of the province (Fig. 3). Este camino, además de facilitar la expansión de la industria salmonera y de extracción del carbón en la región, inducirá la explotación de turba en una zona hasta hoy inalterada.

Fig. 3: Trazado del camino de 15 km que el Ministerio de Obras públicas construye, alterando el mayor complejo de turberas de la Provincia Última Esperanza en la Región de Magallanes, entre las localidades de Seno Obstrucción y Río Pérez.

Efectos destructivos en turberas ya han sido registrados tras la construcción de la Carretera Austral en la Región de Aysén en Chile. Su construcción significó la división y alteración hidrológica de cerca de 6000 hectáreas de turberas (Fig. 4) y la remoción de estratos de turba para la extracción de áridos. Así mismo, significó el drenaje o inindación de areas afectadas con tremendos desbalances ecológicos (Rodríguez, 2015).

Fig. 4: Turbera dividida por la Carretera Austral en la cuenca baja del Río Baker, Región de Aysén.

Estos antecedentes demuestran que Chile no está aplicando de manera seria las regulaciones relacionadas con la protección de las turberas y que la importancia de estos ecosistemas está siendo ignorada por las autoridades. Esperamos que este sitio web sea un aporte para transformar esa ignorancia, mediente herramientas informativas y de difusión para educar sobre la temática, cautivar sobre la belleza de estos ambientes y alertar a todos y todas quienes podemos generar  transformaciones al respecto. Al respecto puedes ver en Educación algunas de las actividades que hemos desarrollado para difundir la temática y las metodologías asociadas a ellas que eventualmente puedes replicar.

Fuentes:

CONAF, C. N. F., 1999. Catastro de Recursos Nativos, s.l.: s.n.

Díaz-Tavié, J., 2016. Personal communication. Puerto Natales: s.n.

Domínguez, E. & Larraín, J., 2013. Sphagnum magellanicum (pompón): El musgo de la turbera., s.l.: Tierra Adentro.

Domínguez, E. & Vega-Valdéz, D., 2015. Funciones Ecosistémicas de las Turberas en Magallanes. Punta Arenas: s.n.

FSRN, 2016. Free Speech Radio News. [Online]
Available at: https://fsrn.org/2016/04/massive-water-shutoff-in-chilean-capital-highlights-long-struggle-over-resource-management/
[Accessed 03 09 2016].

Minería, M. d., 1983. Código de Minería. Santiago de Chile: Junta de Gobierno Militar de la República de Chile.

Minería, M. d., 2015. “Declara lugar de interés científico para efectos mineros área ubicada en Región de Magallanes, Provincia de Tierra del Fueo, Comuna de Timaukel”. s.l.:s.n.

National Geographic, 2016. National Geographic News. [Online]
Available at: http://news.nationalgeographic.com/2016/05/160517-chile-red-tide-fishermen-protest-chiloe/
[Accessed 04 09 2016].

Rodríguez, A. C., 2015. Hydrogeomorphic classification of mire ecosystems within the Baker and Pascua Basins in the Region Aysén, Chilean Patagonia: a tool for their assessment and monitoring. Berlin-Germany: Humboldt Universität zu Berlin.

Rodríguez A. C. & Gabriel, M., 2016. Mires exploitation and destruction in Chilean Patagonia as a consequence of insufficient environmental regulations. Bulletin N° 1610. International Mire Conservation Group-IMCG. Alemania.

Ruiz, J. & Doberti, M., 2005. Catastro y caracterización de los turbales de Magallanes, Punta Arenas: s.n.