Las turberas: ecosistemas amenazados en Chile

En Chile, 3% del territorio nacional se compone por turberas y humedales,(aprox. 4.600.000 ha según CONAF, 1999). De estos ecosistemas cerca del 70% están ubicados en la Patagonia Chilena, abarcando desde la región de Los Ríos hasta el Cabo de Hornos en la Región de Magallanes.

Patagonia es una de las útlimas regiones del mundo donde crecen aún turberas y humedales intactos y en condiciones prístinas. Chile ha firmado algunos tratados que comprometen la protección de estos ecosistemas. El más importante de ellos es la  Convención Ramsar y el Protocolo de Kioto. Sin embargo, las consecuencias ecológicas son un tema menor frente a las actividades productivas del país. Debido a ello, las catástrofres ambientales son frecuentes. Por ejemplo en 2016, la masiva ocurrencia de “Marea Roja” en Chiloé, fruto de la eutroficación producida por la industria salmonera (National Geographic, 2016) o la contaminación del agua potable en la capital Santiago (FSRN, 2016). La destrucción progresiva de los ecosistemas de humedales y turberas es un punto más en la lista .

Tal como lo señalamos en el Boletín 1610 del Grupo Internacional por la Conservación de las Turberas (IMCG), debido al aislamiento geográfico, las turberas de la Patagonia Chilena, principalmente formadas por el musgo Sphagnum magellanicum y las plantas vasculares Astelia pumila, Donatia fascicularis y Marsiposppermum grandiflorum, habían permanecido hasta hace pocos años protegidas de la contaminación industrial y las iniciativas de explotación tanto de turba (para uso minero) como de musgos (para uso hortícola).

Pero esa situación está cambiando rápidamente. En especial en la región de Magallanes, donde de acuerdo a cálculos recientes (Domínguez & Vega-Valdéz, 2015) existen cerca de 269.545 hectáreas de turberas de musgo Sphagnum magellanicum, también conocido como pompón por su estructura (Fig. 1). Esta es una de las principales especies formadoras de turba en las turberas de la Patagonia Chilena. 

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) desde hace más de dos años que mediante talleres, boletines y charlas, promueve la cosecha y comercialización de este musgopara su venta como insumo hortícola a países como Taiwan, Holanda y Canadá. Ello a pesar de que, según sus propios experimentos de renaturización, el INIA registró un rango de crecimiento del Sphagnum magellanicum de 2 a 5 mm año-1 al aire libre (Domínguez & Larraín, 2013). Según este rango, un manejo sustentable del musgo pompon sólo podría ser realizado si las áreas de cosecha son dejadas en reposo por entre 30 a 75 años -tiempo necesario para que las hebras de Sphagnum magellanicum alcancen su tamaño de cosecha de 15 cm de largo-.Cómo mencionamos en la sección sobre Las turberas y su importancia, las turberas se forman gracias a la acumulación de la turba, la cual se compone de los restos de plantas que crecen en el ecosistema y que se acumulan en sus suelos húmedos en estado semidecompuesto.  Al extraer el musgo Sphagnum de las turberas formadas por esa especie, se está alterando -e incluso anulando- el lento proceso de formación y acumulación de turba.

Así mismo, al extraer la capa vegetal viva formada por el musgo, la turba húmeda queda a la interperie expuesta al fuerte viento de Patagonia, y en zonas costeras y montañosas , al spray de mar, perdiendo humedad y sanilizándose. Esa turba expuesta se seca y se comprime, perdiendo su volumen, su porosidad, y consecuentemente su capacidad de almacenar agua. En condiciones de menor humedad, micro-organismos y bacterias aeróbicos colonizan la turba, acelerando su decomposición y tranformándo en dióxido de carbono (CO2) el valioso carbono orgánico (Corg) antes almacenado en ella bajo condiciones anaeróbicas. En humedales y turberas cuya vegetación, hidrología o química han sido alteradas, ocurren cambios ecológicos casi irreversibles, como la eutroficación o la instalación de especies exóticas que cambiarán parcial o completamente el carácter del sitio.

Por otro lado, el ministerio de Minería define la turba como un “recurso mineral no metálico” (Código de Minería, 1983). Puesto que en Chile los recursos mineros   potencialmente explotables tiene preferencia por sobre las regulaciones ambientales, la Secretaría Regional Ministerial de Minería promueve activamente la investigación y la inversión en la explotación de la turba como recurso minero en Magallanes. En julio de 2015 el Ministerio de Minería firmó un acuerdo con la World Conservation Society (WCS), quienes administran el Parque Natural Karukinka en la Isla Grande de Tierra del Fuego (Minería, 2015). Cerca de 10% de las turberas de Magallanes están en ese parque (25.000 hectáreas aprox.) El acuerdo especifica que las turberas prístina de Karukinka sólo pueden ser usadas para fines investigativos o para minería bajo condiciones específicas. Lamentablemente, el resto de las turberas que existen en la Patagonia Chilena fueron excluídos del acuerdo y podrían ser eventualmente explotadas.

En Magallanes las turberas prístina son ecosistemas cruciales en la retención del agua dulce en el paisaje, un recurso cada vez más escaso en esas latitudes. Algunas secciones de esos ecosistemas están formados por bosques siempre verdes e.g. Pilgerodendron uviferum (Ciprés de las Guaitecas), permitiendo así mismo un mosaico de habitats para especies amenazadas como el Buho Con-con (Strix rufipes) (comunicación de José Díaz-Tavié, 2016). Pero en la provincia de Última Esperanza, una de las que presenta mayor presencia de turberas prístinas (Ruiz & Doberti, 2005), el Ministerio de Obras Públicas -MOP- protagoniza desde 2016 la construcción de un camino que conectará las localidades de Seno Obstrucción y Río Pérez (Fig. 2)

Fig. 2: a) camino en construcción cercano a localidad de Seno Obstrucción con ca. 500 m a través de un bosque prístino hasta alcanzar una turbera. b) Cojines de Sphagnum magellanicum visibles en la superficie del futuro camino ya trazado. c) Trazo del camino marcado a través de una turbera prístina donde la densidad de la turba alcanza >3 m.

El curso planeado del camino dividirá en dos piezas uno de los más grandes complejos de turberas prístinas de la provincia of the biggest mire complexes of the province (Fig. 3). Este camino, además de facilitar la expansión de la industria salmonera y de extracción del carbón en la región, inducirá la explotación de turba en una zona hasta hoy inalterada.

Fig. 3: Trazado del camino de 15 km que el Ministerio de Obras públicas construye, alterando el mayor complejo de turberas de la Provincia Última Esperanza en la Región de Magallanes, entre las localidades de Seno Obstrucción y Río Pérez.

Efectos destructivos en turberas ya han sido registrados tras la construcción de la Carretera Austral en la Región de Aysén en Chile. Su construcción significó la división y alteración hidrológica de cerca de 6000 hectáreas de turberas (Fig. 4) y la remoción de estratos de turba para la extracción de áridos. Así mismo, significó el drenaje o inindación de areas afectadas con tremendos desbalances ecológicos (Rodríguez, 2015).

Fig. 4: Turbera dividida por la Carretera Austral en la cuenca baja del Río Baker, Región de Aysén.

Estos antecedentes demuestran que Chile no está aplicando de manera seria las regulaciones relacionadas con la protección de las turberas y que la importancia de estos ecosistemas está siendo ignorada por las autoridades. Esperamos que este sitio web sea un aporte para transformar esa ignorancia, mediente herramientas informativas y de difusión para educar sobre la temática, cautivar sobre la belleza de estos ambientes y alertar a todos y todas quienes podemos generar  transformaciones al respecto. Al respecto puedes ver en Educación algunas de las actividades que hemos desarrollado para difundir la temática y las metodologías asociadas a ellas que eventualmente puedes replicar.

Fuentes:

CONAF, C. N. F., 1999. Catastro de Recursos Nativos, s.l.: s.n.

Díaz-Tavié, J., 2016. Personal communication. Puerto Natales: s.n.

Domínguez, E. & Larraín, J., 2013. Sphagnum magellanicum (pompón): El musgo de la turbera., s.l.: Tierra Adentro.

Domínguez, E. & Vega-Valdéz, D., 2015. Funciones Ecosistémicas de las Turberas en Magallanes. Punta Arenas: s.n.

FSRN, 2016. Free Speech Radio News. [Online]
Available at: https://fsrn.org/2016/04/massive-water-shutoff-in-chilean-capital-highlights-long-struggle-over-resource-management/
[Accessed 03 09 2016].

Minería, M. d., 1983. Código de Minería. Santiago de Chile: Junta de Gobierno Militar de la República de Chile.

Minería, M. d., 2015. “Declara lugar de interés científico para efectos mineros área ubicada en Región de Magallanes, Provincia de Tierra del Fueo, Comuna de Timaukel”. s.l.:s.n.

National Geographic, 2016. National Geographic News. [Online]
Available at: http://news.nationalgeographic.com/2016/05/160517-chile-red-tide-fishermen-protest-chiloe/
[Accessed 04 09 2016].

Rodríguez, A. C., 2015. Hydrogeomorphic classification of mire ecosystems within the Baker and Pascua Basins in the Region Aysén, Chilean Patagonia: a tool for their assessment and monitoring. Berlin-Germany: Humboldt Universität zu Berlin.

Rodríguez A. C. & Gabriel, M., 2016. Mires exploitation and destruction in Chilean Patagonia as a consequence of insufficient environmental regulations. Bulletin N° 1610. International Mire Conservation Group-IMCG. Alemania.

Ruiz, J. & Doberti, M., 2005. Catastro y caracterización de los turbales de Magallanes, Punta Arenas: s.n.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *